Tan solo son palabras suspendidas en el aire.

lunes, 22 de agosto de 2016

Brujulas Fugaces.


Otra noche más confesando a las estrellas. Observándolas... ¿Por qué carecer de vida? Dejando volar mi imaginación hacia lo más alto, las he concebido como almas perdidas cansadas de vivir en la oscuridad y en agujeros negros sin retorno. Almas que nos guían sobre el único cielo que nos ampara. El breve reflejo de nuestras emociones visibles.

Alzo la vista al cielo, y no encuentro faro que me alumbre entre tantas tempestades. La noche también está cansada de vivir en contínuos cortocircuitos. Suerte para los que puedan presumir de tener  alguien velando por ellos.


Baílame bajo las cinco puntas de este universo huérfano, adóptame como uno más en la vía láctea de tu cuerpo. Enséñame cómo seguir tirando de los cordones de las bombillas que reposan sobre mi cabeza, muéstrame como encenderlas una a una y no me pases la factura cuándo veas demasiada luz al final del túnel.

Déjame salvarte, las llamas en el horizonte ya no me asustan, teñir la noche con el manto del infierno es sólo una posibilidad más de acabar entre las llamas de tus popios pensamientos. No necesito estrellas para brillar sobre mi propia tumba.


Yo ya tengo la mía, fugaz y fugitiva, que termina por estrellarse, consumirse y apagarse con mi vida.

1 comentario:

  1. Cerré mi twitter y no recuerdo una manera de dar contigo, así que te escribo por aquí. Si lees ésto, házmelo saber sin tapujos... te recuerdo con nostalgia, besitos patuco!

    ResponderEliminar