Tan solo son palabras suspendidas en el aire.

viernes, 29 de julio de 2016

VI. En clave de ti.



Colgando del hilo de tu vida, deposito en 170cm toda mi confianza, tentando a la suerte que me regalas cada día. Quiero caer contigo mientras siga siendo otoño en tus ojos. Ver reflejado en tus pupilas cada atardecer, rozar con las manos esta perfecta partitura, descifrar su clave, y sentir, en un acorde, la melodía más bonita. 

Si te miro y me sonríes, la brújula marca una única dirección en el mapa de tu cuerpo, directos al mejor de los naufragios. Sin semáforos en un cruce de miradas, sin señal que me evite chocar con tu sonrisa, sin chaleco salvavidas para alguien que ya le ha regalado la suya.

Bajo el árbol más grande de este inmenso planeta, dibújame una historia con las manos,  y déjame a mí, escribir los mejores finales después de perder todos nuestros principios. En puntos suspensivos para no tocar nunca fondo. Con un punto final sólo si lleva tu nombre.

En lo más alto de tu ciudad sin leyes, antes de cerrar este baile de palabras, iza la bandera de nuestra libertad, dame las alas que a ti te sobran y volemos sobre el único cielo que se parte en dos cuándo me faltas. Desde lo más alto, si no me sueltas la mano, prometo seguir bailando contigo hasta que el cielo se parta en pedazos, se cierre el telón y a ti te lluevan rosas negras, cariño, por ser la mejor obra de arte.


                           ¿Me concedes este baile?

No hay comentarios:

Publicar un comentario