Tan solo son palabras suspendidas en el aire.

jueves, 28 de julio de 2016

V. La sombra sin luz.



Sólo y rodeado de un montón de papeles sucios, siento que los voy  perdiendo menos a medida que diviso el camino de vuelta. Ojalá pudiera encontrar las palabras adecuadas para inventar los símiles que te hicieran comprenderme. Bajar a lo más profundo de mi conciencia, percibir la existencia que me tocó sentir. Perdóname por ahogar el sentido común y el respeto a quién admiro.

Seguiré subiendo, peldaño a peldaño, estas viejas escaleras arrebatadoras de sueños. Porque a mí, ya no dejan de perseguirme los miedos, de que al temblar la vela, todo pueda salir en un río de nostalgia y remordimiento, que pase el tiempo y nunca me perdones mientras permanezca en el recuerdo. Déjame al menos, llegar a la cima, y abriré todas las puertas que se esconden tras los muros del dolor. La última de ellas, a pecho descubierto para que puedas fusilarlo a tu antojo. No temas, prometo guardar todo lo malo que te llueva encima.

Pistola en mano, en medio de una ruleta rusa de sentimientos, espero que la única bala sea la tuya.  Con un disparo a medianoche marcando el final de los días, impactando sobre  tu puerta, cerrada con puntos de sutura de arañar tanto las heridas. Déjala entreabierta por si me invade el miedo de nuevo, y serás el hogar dónde siempre esté a salvo.





3 comentarios:

  1. Cada día te vas superando un poquito más c:

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar