Tan solo son palabras suspendidas en el aire.

domingo, 21 de abril de 2013

Me sobran ganas, me faltas tú.

Me cazó el tiempo, ahora soy yo quien ha sido encerrado entre cuatro paredes, a la vista de todos, como advertencia para todos aquellos que desean hacerlo, ahora, he vuelto a esta cárcel, más duro es el trato esta vez.
Me cazó el tiempo, me duelen las muñecas, me duelen los tobillos, me duele la espalda y el alma y el corazón, ahora me han apretado más los grilletes, esposas de horas, golpes de días, latigazos de meses, pero tranquila, continua viviendo como si nada hubiese pasado, camina con la cabeza bien alta, ya me he acostumbrado a vivir así, a vivir aquí, en la soledad, castigado por el tiempo, por mucho que sufra, aquí, solo, no me olvidaré de ti, no confesaré que fue contigo con quien ganamos al tiempo, aunque sea más dura la pena, aunque crezca el dolor, aunque sea más larga la espera, seré fuerte y aguantaré aquí sentado, cumpliendo condena, tu vive, no pienses en mi condena, se feliz, no la nombres, volveré a cumplir este castigo, volveré a salir de aquí, volveré a tener libertad vigilada y cuando se descuiden o cuando me dejen, iré a verte, tu no te preocupes por mi, nunca te preocupes por mi, solo gasta el tiempo, que cuando gane esta batalla volveré a aquella habitación, a buscarte, a volver a parar el tiempo.
Me cazó el tiempo, aguantaré un poco más, hasta que el cielo se rompa en pedazos, y si tu quieres volveremos a ganar, volveremos a intentar cazar al tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario